viernes, 3 de mayo de 2013

¿Amigos o enemigos?


 “Hidroponia vs Orgánico”


Natural o Artificial. Ese es el primer argumento que tienen estas dos formas de cultivo. Para entenderlo mejor reproduzco un artículo del maestro Antonio González de la Facultad de Ciencias de la Unam, quien desde hace años, impulsa la hidroponia.
Dos técnicas, que a mi parecer, no deben de estar en contra sino ser aliadas y complementarse.

Cuando hace miles de años a alguien se le ocurrió sembrar una semilla, se inició la creación de condiciones artificiales para la vida vegetal. El hombre recolector dio paso al hombre agricultor creando condiciones artificiales para las plantas. Nunca en la naturaleza antes del hombre algún otro ser vivo había limpiado un campo de cultivo de otros vegetales para que sólo uno creciera. Las plantas siempre estuvieron a merced de las lluvias hasta que el hombre llevó el agua a las plantas para no depender del clima inventando el riego. Nunca una planta había evolucionado tan rápidamente como cuando el hombre empezó a seleccionar los ejemplares de los vegetales reproduciendo los que mejor le servían. Así fue que el hombre creo al maíz, al trigo, al arroz y otros cereales, que no existen de manera silvestre. Las primeras modificaciones genéticas a los organismos comenzaron hace más de 10 mil años cuando el hombre se hizo sedentario, agricultor y ganadero. El maíz moderno es una monstruosidad biológica, no se puede reproducir por sí solo. Subsiste gracias al hombre.
La tecnología para reproducir en condiciones artificiales los vegetales de los que dependemos, ha ido variando a lo largo de la historia de la humanidad. Seguramente al principio sólo se arrojaban semillas donde se deseaba que crecieran los cereales. Miles de años después, se limpiaban los campos de otras plantas, se araban, se sembraban, se regaban y se fertilizaban. Todavía se siguen practicando estas técnicas que en su época fueron las que posibilitaron la agricultura más productiva del mundo y hoy sigue siendo de las más redituables.
La agricultura no ha dejado de ir buscando y encontrando tecnologías que le permiten obtener más con menos. El arado, las chinampas, el riego, la fertilización, la selección han sido inventos basados en el conocimiento empírico y mantenidos por la tradición, mejorados de vez en cuando por la inventiva del hombre.
Con la llegada de la ciencia a la cultura humana, la tecnología para aumentar la productividad de los cultivos se potenció de manera impresionante.
Por ejemplo, con los avances de la química, se supo que el estiércol con el que se habían abonado los campos por miles de años, no se requería como tal, sino que éste contenía algo que era lo que tomaban las plantas, se averiguó que era el nitrógeno, el mismo que forma la mayor parte del aire, que combinado con oxígeno o con hidrógeno, es uno de los principales componentes de las plantas y lo buscan ávidamente en el suelo. Así fue que en lugar de aplicar muchas toneladas de escaso estiércol a pocos campos de cultivo ahora se podían aplicar compuestos nitrogenados a extensiones mucho mayores y a un costo menor.
Como se puede apreciar en este breve vistazo a la historia de la agricultura, desde su comienzo mismo el camino que ha seguido es ir creando condiciones artificiales para los organismos vivos de los que nos alimentamos. De acuerdo a la tecnología de cada época estas condiciones se han apartado más o menos de lo silvestre. En los años recientes se han desarrollado técnicas que llevan esto hasta extremos nunca antes vistos.
Se trata de las técnicas hidropónicas de cultivo. Desde la segunda mitad del siglo XIX, los fisiólogos vegetales encontraron que las plantas requieren de unos pocos elementos y también las cantidades en las que los necesitan. Si estos elementos se les dan disueltos en el agua de riego, no es necesaria la tierra para cultivarlos. Es más, sin la tierra es posible lograr un control mucho mayor de la nutrición vegetal y resultados mejores que los obtenidos con las técnicas tradicionales.
Así nació el cultivo hidropónico. El significado de la palabra es cultivo o labor en agua, hidros, agua, ponos, labor o cultivo. Los requerimientos de las plantas, agua, luz, minerales, aire y sostén, se les pueden proporcionar de cualquier manera que se le ocurra a uno. Por ejemplo es posible cultivar lechugas en tubos de PVC sin tierra alguna. O cultivar jitomates en bolsas de plástico con tezontle regados varias veces al día con sistemas automáticos por goteo.
Las ventajas que tienen estas técnicas casi del todo artificiales es que se logra una productividad mucho mayor que la que se puede lograr con las técnicas tradicionales. Por poner sólo un ejemplo, si en el cultivo tradicional se logran del orden de 30 toneladas de pepino por hectárea por año, cultivándolos en invernaderos con técnicas hidropónicas pueden lograrse 300 toneladas por hectárea por año. Con otros vegetales sucede algo semejante.
No sólo se logra una mayor producción, sino que también la calidad de los productos es superior. Por ejemplo, las lechugas que producimos en el taller de hidroponia de la Facultad de Ciencias se riegan con agua potable, no aguas negras como sucede en otros lugares. Gracias a las estructuras y mallas anti insectos no aplicamos insecticidas por lo que estas plantas están libres de patógenos y de sustancias tóxicas. Como su nutrición es óptima, su sabor, apariencia y conservación son muy buenas. Además desde el punto de vista ambiental, el consumo de agua es muy bajo, como diez veces menor que en el cultivo tradicional, por lo que un recurso que es cada vez más escaso como el agua se aprovecha de forma óptima.
Otra ventaja que podríamos mencionar de esta técnica de cultivo sin tierra es que posibilita convertir lugares que uno jamás se imaginaría que fuesen adecuados para producir alimentos, como las azoteas de nuestras casas, en lugares donde se pueden cultivar muchos tipos de vegetales.
Desde luego que también tiene sus desventajas. La primera que podríamos mencionar es su costo. En lugar de tierra se requieren sistemas de cultivo que en muchos casos tienen partes hidráulicas para el riego o la recirculación de la solución, partes neumáticas para oxigenar las raíces de las plantas, partes eléctricas para los sistemas de bombeo, partes electrónicas para el control automático, lo cual, sale relativamente caro. En realidad no lo es tanto, porque con la altísima productividad que se logra, la inversión se recupera rápidamente y planeando las inversiones se puede empezar con poco e ir creciendo. Además la operación e instalación requiere de conocimientos de distintos campos, que van desde la biología, hasta las instalaciones hidráulicas, pasando por un poco de química.
A veces se escuchan objeciones a las técnicas hidropónicas que parten de contraponerle el cultivo orgánico. Se le objeta que se usan fertilizantes químicos en lugar de orgánicos y que lo “natural” siempre es mejor que lo químico o artificial. Han sido tantos los abusos que las industrias químicas han cometido que su mala fama se ha combinado con el prejuicio y el desconocimiento de la fisiología vegetal para producir algunas ideas que considero erróneas.
Es ya bien conocido por los científicos que han estudiado la fisiología vegetal que sólo son 14 elementos los que las plantas necesitan del suelo y que los absorben de forma mineral y raramente en forma orgánica. Las plantas no requieren más que de minerales, agua y aire para existir.
En el cultivo tradicional, donde las plantas crecen en la tierra y se nutren de ella, muchos microorganismos resultan muy útiles y a veces indispensables para su existencia, pero no porque per se sean necesarios sino porque la tierra es un medio sumamente complejo, una mezcla de miles de componentes tanto químicos como biológicos y ciertos nutrientes sólo son asimilables gracias a que los microorganismos los liberan del suelo.
En un cultivo hidropónico, todas las inconveniencias que puede tener la tierra para que las plantas se nutran se eliminan escogiendo adecuadamente los sustratos y aplicando directamente los minerales requeridos disueltos en el agua.
Por tanto, desde el punto de vista de la calidad de un producto hidropónico contrapuesto a uno orgánico, no hay diferencia. Tan bueno puede ser uno como el otro. Con la ventaja de que el cultivo hidropónico puede ser mucho más productivo que el orgánico.
Respecto al impacto ambiental que tiene el cultivo tradicional con fertilizantes químicos contrapuesto al cultivo orgánico ahí sí reconozco una diferencia. Otra vez usemos el ejemplo del nitrógeno. Muchos de los fertilizantes que se aplican a la tierra se aplican en dosis muy altas porque el agua de riego o la de la lluvia disuelve los nitratos y éstos no son fijados al suelo como pasa con otros nutrientes como el fósforo o el potasio y el agua que los contiene se infiltra al subsuelo. Luego esta agua es extraída de pozos o bien sale de nuevo a la superficie en manantiales ya enriquecida en nitratos. Si se bebe de esta agua por periodos prolongados, se ha demostrado que la incidencia de ciertos tipos de cáncer se aumenta, por lo que este lavado de fertilizantes puede ser un problema de salud grave.
El problema no está en que en alguna fábrica se haya producido el nitrato sino en que la técnica de fertilización y de riego propicia un problema de contaminación. Las técnicas de cultivo hidropónicas hacen un uso mucho más eficiente de los fertilizantes y en varias técnicas la infiltración de nitratos al subsuelo no existe porque las soluciones de riego están siempre confinadas en sistemas cerrados.
Otro argumento que se da es la sustentabilidad de la fertilización con químicos industriales. Es claro que hay muchos problemas ambientales derivados de las técnicas de fertilización y de riego actuales. Los problemas ambientales ocasionados pueden destruir a la naturaleza, es por eso que se requieren técnicas más avanzadas y la hidroponia es una excelente alternativa. También es necesario decir que no existe composta ni estiércol suficiente en el mundo para producir alimento para los 6 mil millones de humanos que habitamos el planeta. No podemos alimentarnos sin los fertilizantes químicos. Lo que no sería sustentable es producir todo el alimento usando únicamente fertilizantes orgánicos.
Un argumento más que se da en contra del uso de fertilizantes químicos es que se producen en fábricas que son altamente contaminantes y que usarlos propicia la existencia de estas industrias y que sigan contaminando.
En resumen, no se puede afirmar que los productos orgánicos sean distintos ni mejores o peores que los producidos hidropónicamente con fertilizantes químicos. Son sólo técnicas distintas de cultivo, que ambas buscan impactar lo menos posible en el ambiente.


Publicado por: Fernanda Lamadrid

No hay comentarios:

Publicar un comentario